Marcas empáticas vs. Marcas que no

Se acabó la era en donde la marca, podía darse el lujo de hacer Branding sin pensar realmente si con esa construcción consideraba al  consumidor en el centro o no.

Arcor si, Panissi, siga participando…

En la era de la transformación digital, hemos escuchado hasta el cansancio que el consumidor está en el centro y que las marcas deben trabajar con esa premisa y hacerlo con coherencia.

¿Pero eso sucede en realidad?

Aquí hay dos ejemplos de marcas, en donde una, entendio que debia modificar su pack en post de la utilización posterior que el consumidor le daba al mismo. Y otra que lejísimo de ello, hizo una modificación en su pack que directamente invita al consumidor a generar más basura, porque no fue pensado para una reutilización posterior.

En primer lugar está Arcor, que modificó sus frascos de mermeladas, porque sabía que los consumidores luego de acabar el producto comestible, usaba los frascos como pequeños floreros, alhajeros, o bien para que contengan nuevos productos comestibles.

¿Que hicieron?

Por empezar pensaron etiquetas fáciles de quitar, para que el consumidor no estuviera horas rasqueteando, con la idea de dejarlos transparentes; pero el gran acierto en donde la marca se destacó, fue en labrar sutilmente el logo, y en un lugar estratégico en donde no moleste al consumidor,  y pueda reutilizar el frasco, mientras la marca se asegura que la sigamos viendo y “no nos moleste estéticamente en la reutilización”

Simplemente brillante. Arcor, escuchó, entendió y acciono para ser una marca empática, ajustó su diseño de pack a algo que sabía que podía mejorar la experiencia de su producto.

Del otro está el caso poco feliz de Pannisi, (caballa en lata) aunque hay que reconocer que en el sector de latas no son los únicos que tomaron esta poco inteligente acción, que es reemplazar el papel que cubre la lata, por la impresión de la lata en sí.

¿Qué pasaba antes de esta modificación en el pack?

El consumidor podía sacar la etiqueta de papel, y usar la lata color metal para utilizarla como una pequeña maceta, o para varios usos más a nivel decorativo.

Ahora, con la lata impresa con la imagen y los colores de la marca, ¿que hace el usuario? o la pinta y la usa, lo que le genera una acción extra por parte del mismo, o directamente la tira, por lo poco estético que resulta tener ese pack en nuestros hogares y reutilizarlo como maceta.

Arcor miró el fenómeno de chicas makers y planteó un cambio para lograr un guiño con esa forma de ser de estas nuevas consumidoras.

Panessi, muy poco zero waste.

Estamos en un momento en donde no ser empáticos desde el branding, no va a ser opción, por la gran cantidad de opciones que poseen los consumidores hoy en dia.

Solo las marcas que sean honestas y comprometidas tendrán la oportunidad.